NotiBoom

EL BAYERN PIERDE Y SERÁ SEGUNDO DEL GRUPO

Sardar-Azmoun-Rostov-620x350

Aunque el equipo ruso tuvo la primera ocasión por medio de un remate de cabeza de Aleksandr Erokhin tras un pase en largo de César Navas y que fue despejado por Juan Bernat cuando el balón se colaba en la portería germana, el conjunto germano pronto se hizo con la posesión del balón y empezó a poner cerco sobre la meta de Soslan Dzhanaev, que en el 25′ se empleó a fondo para despejar un lejano tiro de Renato Sanches.


Douglas Costa marcó el gol 400 del equipo alemán en su historia en la Champions
Once minutos después se inauguró finalmente el marcador. Renato Sanches inició una jugada por la izquierda finalizándola con un tiro que desbarató Dzhanaev, pero el rechazo lo despejó mal César Navas, por lo que el balón dentro del área fue a parar a Douglas Costa, que a pesar de la oposición de una maraña de jugadores ante la portería, introdujo el balón con clase en el fondo de la red.

Sin embargo, cuando el choque iba camino del 0-1 al descanso, apareció la figura de Sardar Azmoun para empatar el partido. El jugador iraní, con gran clase, recortó a Jérôme Boateng dentro del área y con tranquilidad batió a Sven Ulreich ante el delirito local. Si el 1-1 ya era una sorpresa, ésta se hizo mayor cuando Boateng derribó dentro del área a Christian Noboa y Dmitri Poloz transformó la pena máxima en el 50′.

Pero el Bayern, dos minutos después empató rápidamente por medio de un gran tanto del español Juan Bernat. Con el 2-2 el Bayern se fue en busca de un necesitado triunfo, pero en el minuto 67 de nuevo se adelantó el Rostov con un golazo de falta de Noboa. Hasta el final el equipo germano peleó por el empate más con el corazón que con la cabeza, y Dzhanaev con una buena parada evitó el empate visitante tras tiro de Thiago Alcántara.

Sin dominio de la situación
Aunque el equipo de Carlo Ancelotti dominó por completo la posesión de la pelota, en ningún momento pareció controlar el partido ante un combativo Rostov. A ello, hay que sumar la sensación de inseguridad de los germanos, escenificados en la figura de Boateng, que completó su negra noche con una lesión. El Bayern, hasta este partido, había recibido solo tres goles en los cuatro anteriores.

Histórico triunfo
Los hombres de Ivan Daniliants podrán presumir siempre de haber logrado su primer triunfo en su historia en la fase de grupos de la UEFA Champions League ante un Bayern campeón en cinco ocasiones. El Rostov, sin opciones de alcanzar los octavos antes de este duelo, le planteó un partido de tú a tú al campeón germano, y a pesar de empezar perdiendo, no se vino abajo y luchó por lograr el triunfo.

El Bayern tendrá que conformarse con la segunda plaza del grupo D tras una noche para olvidar en Rostov. Después de caer en el clásico alemán ante el Dortmund por 1-0, los de Ancelotti volvieron a perder ante el modesto Rostov por 3-2, un resultado que deja al campeón alemán sin opciones de adelantar al Atlético de Madrid, aunque se imponga a los del Cholo en la ultima jornada. El Rostov en cambio celebró su primera victoria en Champions y peleará con el PSV por clasificarse para la Europa League.

El partido en Rusia fue tan duro y difícil como esperado. Además de menos cinco grados en el termometro del Olimp-2, los de Ancelotti se encontraron con un rival rocoso y luchador que quería regalarle a su afición una última noche mágica de Champions. El Bayern mandaba y empujaba, pero volvía a chocarse una y otra vez con una línea de cinco que despejaba todo lo que se acercaba al marco de Dzhanaev. Fue necesaria una gran acción individual de Renato Sanches para cruzar un balón raso al corazón del área, desde donde Douglas Costa mandó el esférico con un disparo potentísimo hacia el fondo de la red.

La ventaja fue merecida, pero al igual que durante toda la temporada, el Bayern volvió a darle oportunidades a su rival para hacerle daño y los rusos no se lo pensaron. Costa, firmando una gran actuación hasta entonces, erró en un pase a Boateng y le sirvió una contra en bandeja a Azmoun, delantero iraní que bailo con Boateng y puso las tablas justo antes del descanso. Ulreich, sustituto del lesionado Neuer bajo palos, no pudo hacer nada y los muniqueses, a pesar de haber controlado a su rival, tuvieron que irse al descanso con el empate en el marcador.

La sorpresa llegó a los pocos minutos de la segunda mitad, cuando Poloz puso a los suyos por delante en el marcador tras un penalti de Boateng, no muy fino en este partido, a Noboa. Los bávaros, obligados a vencer para seguir optando a la primera plaza del grupo D, reaccionaron rápidamente y volvieron a empatar el partido gracias a un gran disparo de Bernat, pero el encuentro de Rostov tenía toda la pinta de ser una noche especial y así fue. Thiago tumbó a Poloz justo delante del área muniqués y Noboa transformó el libre directo de manera magistral para colocar el 3-2 definitivo para los locales, desatando la locura en el Olimp-2.

Acerca de Ernesto ¨Il Calciologo¨

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *