NotiBoom

Honor sin importar cuánta sangre

En 1982, en la histórica final de la Copa de Alemania ante el FC Núremberg, el Bayern remontó un marcador de 0:2 marcando 4 goles. El entonces jugador bávaro Dieter […]

En 1982, en la histórica final de la Copa de Alemania ante el FC Núremberg, el Bayern remontó un marcador de 0:2 marcando 4 goles. El entonces jugador bávaro Dieter Hoeneß, poderoso artillero de cabeza, marcó un gol con la cabeza ensangrentada, y cubriéndose la herida con un vendaje; mostrando un coraje y vergüenza deportiva extraordinarios.

Acerca de RotenKaiser

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *