Champions League

Martes Negro para los de Pep

¡Otra vez! Vuelve a perder y demostrar carencias tácticas el Bayern de Pep. El Arsenal derrotó a los rojos de München dos goles por cero y en BRG le ofrecemos […]

¡Otra vez! Vuelve a perder y demostrar carencias tácticas el Bayern de Pep. El Arsenal derrotó a los rojos de München dos goles por cero y en BRG le ofrecemos el análisis del partido.

Los de Pep formaron con un 4-2-3-1 (Portero: Neuer; Laterales: Lahm y Bernat; Centrales: Boateng y Alaba. Como recuperadores Xavi Alonso y Vidal; por detrás del delantero Müller; Thiago y Costa y Lewandowski arriba). No mucho que objetar de la alineación titular pues ante las bajas de tres defensas centrales (Martínez, Benatia y Badstuber) el entrenador tuvo que volver a colocar a Alaba como central (posición en la que creó no se aprovecha todo el potencial ofensivo del jugador austriaco) y los otros son lo mejor que tenía.

Entrando ya en el partido, y Pep fiel a su estilo planteó una presión alta, posesión hasta el cansancio y Arsene Wenger ni corto ni perezoso cambio su estilo habitual de posesión y toque rápido, por repliegue, toque de primera, diagonales, desborde, verticalidad y disparos con peligro a puerta.
Al término de los 45 minutos el marcador se mantenía en cero, el Bayern tenía un dominio del balón abrumador y triplicaba los pases completos del Arsenal, pero a mí en lo particular, no se a ustedes me dio más sensación de peligro los gunners con su treinta por ciento de posesión y las subidas de Özil (de gran partido), Alexis y Walcott.

Desnudas las carencias tácticas del estilo del técnico catalán. Con lanzadores de bombazos certeros de la media y larga distancia, con jugadores acostumbrados al toque rápido, al desborde, a la verticalidad, mantuvo su toque lento, predecible que salvo algunos chispazos de Douglas por la izquierda y algunas individualidades de Lewandowski, Thiago y Müller era alguito más que “posesión estéril”. Xavi Alonso mostró que los años no pasan por gusto, y la número 5 voló por el centro del campo en dirección a Neuer sin que pudiera más que mirar correr a los de Wenger y, Bernat de bajísimo rendimiento tuvo un partido muy pobre en ataque y en defensa.
No obstante, los seguidores del Bayern pensábamos que en la charla antes del segundo período Pep corregiría. Comenzaban los de la verdad. Un Arsenal un poco más cansado daba menos sensación de peligro hasta los primeros cambios por ambos técnicos. Rafinha por Vidal (en B.Münch) y Giroud por Walcott (en Arsenal). Patentes las intenciones y los gustos de los entrenadores…

Entonces sucedería el desastre, una falta a todas luces sin peligro, terminó en confusión entre Müller y Neuer, despiste en la marca sobre Giroud y gol del fránces. Con la ¡¡¡MANO!!! es cierto pero a 300 km/h la jugada no parecía lo que fue. El árbitro turco no quiso ver la difícil acción y explotaba de júbilo la afición londinense.

(Aquí abro un paréntesis para Neuer, que había tenido atajadas de leyenda y en la jugada del gol no vio la pelota en su salida, pues Koscielny y Müller saltaban por delante, dejando al mejor guardameta del planeta atrapando el aire.)

Volviendo a la acción, vimos fallar a los que casi nunca fallan, Lewandowski malograba un mano a mano, tiros de los de Baviera que pasaban rozando los postes y Cech convertido en héroe y tirando bolas afuera hasta con la punta de las uñas, sin dar nunca rebotes malos.

Después seguía sin aparecer el plan B, 70 minutos respetando al 98% su estilo, (algunas individualidades de Costa no son “Made in Guardiola”) y caía un gol por cero. Crecía la ansiedad en Londres, Kimmich, el talentoso mediocentro sub 21 entraba por Xavi Alonso, y antes del golpe de muerte, un Bayern herido y atacando con todo recibió de su técnico la última estocada. Müller a un costado solo y sin recibir balones, Costa a la banda derecha donde disminuye y mucho su rendimiento, Rafinha en el campo, Lahm al centro donde también es menos incisivo, cero desborde, cero línea de fondo, escasos disparos de media distancia Kingsley Coman, y otras jóvenes promesas esperando en el banquillo por la confianza y la valentía de su entrenador, por la esperanza de que colocara a dos hombres ofensivos que pudieran haber cambiado la historia pero… recuperación en una pérdida infantil a tres cuartos de cancha, desborde del maltratado Bellerín y Özil hundía la nave teutona a escasos segundos del final del partido.

Es cierto que el Bayern dominó el balón, es cierto que tenemos seis lesionados que pudieran ser titulares en cualquier equipo del mundo, es cierto además que tuvieron oportunidades de gol como para haber resuelto el partido, es cierto que estaban invictos, con puntuación perfecta, goleando y que ese nivel es imposible de mantener eternamente, pero en mi opinión este partido vuelve a ser reflejo de la lección nunca aprendida por Pep Guardiola que hizó una vez más que se viviera un Martes Negro en la UEFA Champions League.

Acerca de Deutscher Meister

Presidente del FansClub y Administrador del Sitio la Primera Peña Oficial del FC Bayern en Cuba: Baviera's Red Giant. Escritor de crónicas, creador de torneos y concursos, editor de fotografía, programador y casi Doctor en Medicina. Todo trabajo es poco para que crezca esta Comunidad de Hermanos amantes del fútbol alemán. MIA SAN MIA

1 Comentario

  1. Prinz Poldi

    A mi nunca me ha gustado guardiola como tecnico. Además la gota que colmó el vaso fue vender a dos hombres que, al menos yo pensé que se retirarían en el Bayern: me refiero, claro está a Kroos y a Bastian. Odio a Guardiola!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *