NotiBoom

¿Es la Bundesliga competitiva a nivel doméstico e internacional?

Recientemente recibimos un correo por parte de un lector, en el que argumenta, entre varios puntos, una falta de competitividad de la Bundesliga. Decidimos aprovechar la oportunidad para consultar con […]

Recientemente recibimos un correo por parte de un lector, en el que argumenta, entre varios puntos, una falta de competitividad de la Bundesliga. Decidimos aprovechar la oportunidad para consultar con nuestro equipo de redactores en torno a un tema del que mucho hablamos, pero poco escribimos.

La carta en cuestión se enfoca hacia algo distinto, pero no tan alejado del tema: ¿Está el Bayern Múnich empezando a sentir el impacto de jugar en una liga en la que no tiene competencia? ¿Es cierto que no tiene competencia?

La poca competencia que tiene la Bundesliga se puede traducir en que el Bayern casi nunca –por no decir que nunca- se enfrenta los fines de semana a un equipo que de verdad le complique las cosas y, además, le pelee el campeonato de liga; o sea, no están acostumbrados a partidos cerrados hasta que les toca un grande de Europa y los pone en peligro.”

Las opiniones de nuestros redactores:

David Menéndez (@Arthur882)

La competitividad… hay muchas perspectivas sobre cómo o qué valorar en una competición para poder afirmar categóricamente si es competitiva o no. ¿Gastos en fichajes?, ¿máximos goleadores?, ¿ganadores de títulos?

Personalmente pienso que todos estos valores son estáticos, que no reflejan todo el camino a recorrer para alcanzar los objetivos. ¿Que ha habido un dominador estos últimos años? Cierto. ¿Que toda la emoción gira en torno al vencedor de la liga? Falso.

Que se lo digan a los aficionados del Hamburgo en los dos años de Relegation, al Wolfsburgo y su victoria en Copa, a las sorpresas en los descensos, a los tiempos de bonanza del Paderborn, o al Darmstadt y al Ingolstadt. Hay que saber ver más allá.

Ver la clasificación al final de temporada no muestra los vaivenes intermedios, ni los objetivos de cada club y ésa es la gran fortaleza de la Bundesliga. Es impredecible. Equipos que luchan por la salvación, por Europa, por salvar la temporada.

Se podrán hacer todos los pronósticos habidos y por haber, pero hasta el rival más pintado puede sacar los colores al equipo que ocupe los puestos altos de la tabla. Esto provoca cambios en la clasificación constantemente. De una jornada a otra la tabla puede quedar patas arriba. Y eso es lo que hace tan grande a esta liga. Esa incertidumbre, esa necesidad de no descuidar ni un solo partido sea el rival que sea.

Verte en la obligación de revisar la clasificación dos veces el lunes por la mañana porque no puedes creer lo que ven tus ojos. Esa es la esencia de la Bundesliga.

portada1

Timo Werner, un nuevo prospecto, que golea con el recién ascendido RB Leipzig.

Tomás Incze (@TaiLeverkusen)

Desde luego que la Bundesliga es un torneo competitivo. Decir lo contrario es negar el crecimiento que la liga y el fútbol alemán están experimentando. Es un campeonato en el que las sorpresas no faltan. Mientras el Bayern logró un tetracampeonato, históricos como el Borussia Dortmund, Hamburgo y Werder Bremen estuvieron alguna vez cerca del descenso.

Friburgo y Stuttgart pasaron de jugar en Europa a caer a la 2.Bundesliga. También en viceversa, Köln y Hertha Berlin regresaron a la máxima división y hoy batallan con el Bayern en los puestos de arriba. Toda liga tiene más matices que sólo la pelea por el título.

Daniel González (@degj18)

Aunque nadie puede negar la dominación del Bayern Múnich en las últimas temporadas y la gran levantada de Borussia Dortmund, eso no significa que la liga no sea competitiva.

¿Algunos ejemplos? En la sexta jornada, Colonia le sacó un punto de local al Bayern y tuvo para ganarlo; Bayer Leverkusen apabulló a un Borussia Dortmund fuera de foco; RB Leipzig, recién ascendido, está invicto y peleando por puestos europeos. Schalke y Bremen, aunque en horas bajas, nunca pierden protagonismo, además de Mainz, que pasó de ser candidato al descenso a jugar en Europa en poco más de 5 años. Cualquiera le puede ganar a cualquiera aquí, hasta los recién ascendidos a los “grandes”.

Julian Nagelsmann (29 años) añadió calidad al banquillo de un prometedor TSG Hoffenheim

Julian Nagelsmann (29 años) añadió calidad al banquillo de un prometedor TSG Hoffenheim

Ezequiel Rocha (@ezerocha)

La competitividad no se puede determinar por quién sea o no campeón en la temporada. Eso sería cerrarse a un sólo aspecto y dejar otros más que interesantes por fuera del estudio.

Por qué no, en tal caso, tener en cuenta que cada vez los equipos ascendidos de la 2.Bundesliga tardan menos en adaptarse a la élite del fútbol alemán. Casos como Köln, Ingolstadt, Darmstadt o el mismísimo RB Leipzig son paradigmáticos en la nueva competitividad de la Bundesliga, dejando por caso en un segundo plano a históricos como Stuttgart (hace 10 años campeón) HSV, Werder Bremen (los dos del norte, animadores de Europa en el último lustro) y Schalke 04 (siempre en la conversación por Europa).

Tenemos que entender que hoy el Bayern München es potencia europea, a escala similar del Real Madrid y Barcelona, y que el fenómeno de competitividad en Alemania se da en otros ámbitos. Que el exitismo del fútbol tenga como parámetro de análisis el palmarés de cada club, eso queda en la óptica personal. Desde mi punto de vista, con varios años siguiendo la Bundesliga, el avance del nivel del torneo y su competitividad ha incrementado exponencialmente.

Alek Sánchez (@aleconK)

Hace no mucho, el Olympique de Lyon levantó en Francia hasta siete veces consecutivas el título de la Ligue 1. Paralelamente, el PSG -hoy consagrado y temido en media Europa- vagaba por la zona media del campeonato sin rumbo fijo.

En Alemania, lo normal en cada verano es dar como claros favoritos al título a Bayern Múnich y Borussia Dortmund, en una lucha que bien podría medirse en un 70% – 30% de posibilidades, variando cada campaña. Este cálculo, irracional y sin ningún fondo de análisis, eclipsa otros tantos.

A día de hoy ya ha habido dos destituciones en banquillos de la Bundesliga, cifra sólo alcanzada en la Serie A italiana si se analizan los cinco principales campeonatos de Europa (Inglaterra, Italia, Alemania, España y Francia). El surgimiento de nuevas fuerzas en el campeonato: la monetaria del RB Leipzig, la juventud de un potente Colonia o la firmeza de un compacto Hertha Berlin, hacen que cada fin de semana esté en juego un pedacito más del futuro de cada equipo. Ganar y golear ya tiene distintos significados. El segundo puede salvar un descenso o brindar un billete a Europa. ¿Qué decir de la importancia de los puntos hoy en día en Alemania?

Aquel Lyon que arrollaba en Francia hace una década, conquistaba sus títulos con 6, 7, incluso 8 derrotas por temporada. En Alemania, ocho derrotas significa quedar relegado a un tercer o cuarto puesto, incluso caer a la Europa League. Sería insano dejar que el poderío -incuestionable- del Bayern Múnich nuble una competición caracterizada por su espectáculo.

portada3

Campeones de América, Europa y el Mundo visten el mismo uniforme, el del FC Bayern München.

Daniel Cadena Jordan (@dcadenajordan)

La Bundesliga ha vidido un crecimiento exponencial en años recientes; pasando de tener un valor combinado de jugadores de 1,5 millardos de euros a 2,51 millardos en la última década (2006/07-2016/17). Este aumento supone un crecimiento anual promedio de 6,67% . Esto es algo que, de darse en un país, hablaríamos de un milagro económico.

Este aumento en valor -y por ende calidad- se dio de una manera relativamente pareja. Ahora quienes ascienden a la primera división son clubes que, o tenían décadas sin disputar un juego en la máxima categoría, o estaban haciendo su debut en la 1.Bundesliga.

Por supuesto, hay un gran hecho que quienes argumentan contra de la competitividad en Alemania tienen a su favor: FC Bayern München acaba de romper el récord de más campeonatos  consecutivos. Pero, ¿y el resto de los equipos, qué? Hoy por hoy, es innegable el avance del fútbol alemán en todos los estamentos. Basta con ver cómo les está yendo a nivel continental. A falta de conquistar más trofeos, sí es, como nación una de las dos más pesadas.

Para empezar, Alemania está solo detrás de España en el Coeficiente UEFA, un indicador creado justamente para distribuir los cupos continentales a quienes realmente lo merecen. Esto le dio los méritos a los germanos para clasificar hasta siete equipos distintos a ambos torneos (casi el 40% de los equipos). Luego, está lo que dichos clubes hacen en la Champions- y Europa League. No es raro ver a la totalidad de conjuntos clasificarse a la segunda fase del torneo.

A nivel doméstico han ocurrido dos cosas: el resurgir de nuevas potencias y el colapso de viejas. Por ejemplo, Borussia Mönchengladbach ha triplicado su valor de nómina en el mismo período que el SV Werder Bremen se ha visto reducido a un tercio. Esta migración, si se quiere, de calidad ha influido enormemente en la dinámica local. Y pese a esto, en la Bundesliga abundan los equipos “tapados”, así como las sorpresas: ¿quién daba un medio por el Mainz 05, el SC Freiburg, FC Augsburg, o incluso Hertha Berlin y recientemente el 1.FC Köln? Todos los mencionados, por cierto, disputaron alguna edición de un torneo continental, con Los Cabreros actualmente invictos tras seis fechas y bien ubicados en la tabla.

Entonces, sí. Hay un FC Bayern dominante, pero a mérito de ellos y no demérito de la liga. Pregúntenle al Real Madrid cómo la pasó en su visita a Dortmund recientemente. O a Barcelona en Gladbach, el “débil” de la camada de Champions.

El torneo es mucho más competitivo de lo que había sido, paradójicamente a la vez que los Bávaros surgieron como superpotencia mundial del fútbol, a la par del Real Madrid y el Barcelona, y millas por delante de Juventus, París, Chelsea, incluso ambos clubes de Manchester.

El truco fue la sostenibilidad económica y la constante inversión en el desarrollo de talento en todos los niveles. Dicha masificación ha hecho de los alemanes, productos apetecidos en todos los mercados (¿qué club de peso no tiene al menos a uno?), y por su volumen, accesibles a nivel doméstico. Y en cuanto a la calidad en los banquillos, solo tres de los 12 técnicos teutones tienen 50 años o más. La inversión rinde sus frutos.

La calidad de un torneo no la componen uno o dos clubes, sino la suma de todas sus partes. Con una presencia continental consolidada, cada vez más recursos, una alta rotación de equipos tanto en la promoción/descenso como en Europa, y un relevo de jugadores y técnicos de alto pedigrí, difícilmente no entender al fútbol alemán como un proyecto (y producto) de enorme potencial. Bayern domina porque es el mejor entre mejores, no por ser el grande entre chicos.

Acerca de The Raven

El autor no ha proporcionado ninguna información.

2 Comments

  1. ernesto

    la verdad es q la bundesliga es un torneo apasionante con un futbol netamente ofensivo q enamora a no pocos amantes del mas universal, ahora el tema europeo es mas complejo pues hay mucha potencia economica en clubes como real madrid,fc barcelona, bayern munich, psg etc…

  2. Yacowolf

    Aún así el hecho de saber de antemano que el Bayern será el campeón, más allá de cualquier “sustico” intermedio, le quita brillo a la liga, en mi opinión. Lo mismo pasa en casi todas las ligas, que hay un claro dominador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *